martes, 18 de julio de 2017

Shrek

 No importaba cuántas veces pensara en ello, no lograba entenderlo. Ella estaba sentada ante mí, sin parar de hablar, y yo no le quitaba los ojos de encima, a ver si a fuerza de mirarla penetraba su superficie y encontraba el imperdonable defecto que se ocultaba en su interior. Porque debía haberlo, tenía que estar ahí, y no encontrar la respuesta hacía que una pregunta trivial se convirtiese en un absorbente enigma.

 Porque la pregunta, y la situación, eran de lo más anodino. Ella era María del Mar, la Trabajadora Social de aquel Centro Penitenciario no mayor que una pequeña escuela, y se encontraba sentada ante la mesa del que era mi despacho aquella mañana. Yo era en aquel entonces un funcionario novato y recién llegado, pero desempeñaba ya funciones de Encargado de Departamento, o jefe de módulo si lo queréis ver así. Es lo que tienen los sitios a los que nadie quiere ir destinado, que permiten unos ascensos meteóricos, y a aquel Centro Penitenciario dejado de la mano de dios nadie iba destinado si no era obligado por su bisoñez o desesperado ante la falta de ascensos en otros lugares más solicitados.

 María del Mar seguía hablando. Hablaba de expedientes de internos y de temas burocráticos, pero afortunadamente no lo hacía conmigo sino con Flora. Flora era una de las Educadoras del Centro, y como el resto de empleados públicos del mismo, hacía poco que estaba allí, había llegado buscando el ascenso a Educadora y, una vez que hubiese consolidado el nivel del puesto, se volvería al Centro de donde provenía sin echar la vista atrás. Pero de momento, y como muchos funcionarios recién ascendidos, se tomaba su trabajo muy en serio y hacía gala de una gran profesionalidad. Eso se deducía, al menos de la larga charla que mantenía con María del Mar desde hacía ya casi una hora, centrada completamente en el comportamiento y la evolución de los internos que estaban bajo su supervisión.

 Volví a mirar a María del Mar. Seguía sin entenderlo. María del Mar era rubia natural, con una brillante melena lisa cortada a la altura de sus hombros en una impecable línea recta. Aquel día llevaba unos pendientes de un color azul aguamarina perfectamente elegido para hacer juego con sus ojos, y centrar en ellos la atención de sus interlocutores. Porque eran unos ojos que merecía la pena ver, si. Pero también porque, de no concentrarte en sus ojos, acabarías cayendo en la tentación de fijarte en otras partes de su anatomía situadas un poco más abajo del cuello. Y María del Mar sabía que su escote atraía a los zánganos figurados con la fuerza con la que un campo de orquídeas atrae a los reales, y con la mejor de las intenciones fruto de una amplia experiencia previa, trataba de evitar situaciones violentas.

  Mientras me sumía en estas reflexiones, mi mirada había ido descendiendo involuntariamente hasta donde no debería haber descendido, al menos en un entorno profesional como era aquel. Por suerte, me di cuenta a tiempo y, decidido a mi vez a evitar esas mismas situaciones violentas, hice girar el eje de mi silla casi 180 grados. Frente a mí, y hasta entonces a mi espalda, se abría un amplio ventanal, enrejado, cómo no. Desde él se tenía una completa visión del patio del módulo, unos cuatro metros más abajo. Allí, varios internos fumaban, alguno entraba o salía de los servicios. Los más simplemente estaban sentados y un par de ellos aprovechaban el último frescor de la mañana que terminaba para hacer pesas al sol, antes de que la fuerza del mismo les impidiese continuar.

 Centré mi atención en uno de ellos. Aquella mañana, al entrar a trabajar, el compañero saliente de realizar el servicio por la noche me había informado de las novedades. A eso de las once de la noche de la víspera la Guardia Civil había traído a un detenido con orden judicial de pase a prisión preventiva. Lo hicieron pasar hasta la sala de identificación esposado, y recomendaron a mis compañeros esposarlo también hasta el momento de meterlo en su celda. Una petición nada habitual pero necesaria porque, según informaron los agentes, en las menos de setenta y dos horas que llevaba detenido en su poder había protagonizado dos intentos de fuga tan ingeniosos como, por suerte, carentes de violencia. En uno de ellos había conseguido trepar hasta una salida de ventilación, después de forzar sus esposas con el capuchón de un bolígrafo 'Bic', y de desatornillar la rejilla de acceso a la misma usando como herramienta las mismas esposas de las que se acababa de liberar. Si le pillaron fue porque la propia musculatura que le había permitido mantenerse agarrado del techo con una sóla mano mientras con la otra desatornillaba los ocho espárragos de la reja de acceso al conducto de aireación, había jugado en su contra haciéndole quedar atascado en un recodo del mismo. Los Guardias Civiles se habían visto obligados a usar una sierra radial para liberarlo de su encierro, y es de justicia reconocer que lo habían hecho con gran destreza, visto que no tenía ni una sola marca en el cuerpo. Y desde mi posición, en ese momento, podía dar fe de ello.

 Anatoli, que así se llamaba, se disponía a tumbarse en el banco de ejercicios ataviado únicamente con un taparrabos de color azul. Supongo que el día que lo detuvieron no estaba entre sus planes el ingresar en prisión, porque personalmente por nada del mundo querría yo que me soltasen en el patio de un talego luciendo únicamente un tanga, pero a él no parecía importarle demasiado. Se le veía orgulloso de su cuerpo, y tenía motivos para estarlo. Lucía una musculatura perfectamente definida, sin asomo de grasa ni flaccidez, y eso que estaba ya más cerca de los cincuenta que de los cuarenta. Aunque bueno, ojo, María del Mar también se acercaba peligrosamente a la cincuentena y su figura dejaba en evidencia a la de mujeres veinte años más jóvenes. El entallado de la falda de lino que formaba la mitad inferior de su traje era fiel testigo de ello. Pero claro, también es verdad que María del Mar no había tenido hijos.

 Y qué suerte, pensé mientras la miraba de reojo, intentando que no se notase. Y qué grandísima suerte que no los haya tenido...

 El teléfono sonó de repente. Lo agradecí. La conversación era cada vez más aburrida, y de seguir así, al final o María del Mar o Flora me iban a pillar mirando hacia donde no debía.
 Cogí el teléfono.


No hay comentarios:

Publicar un comentario